Michel Laplante

Simplemente sentado en silencio sin hacer nada, llega la primavera y la hierba c…